Pincha en play
y escucha la radio!
más información

Varias decenas de activistas del movimiento pro-saharaui ocupan una sede del PSOE en Madrid

Viernes 12 de noviembre de 2010

Últimas informaciones, 23:00 horas

Algunos miembros de la asociación del PSOE que se habían personado en el local han retirado documentos, mantenido una reunión y finalmente se han retirado.

El local continua custodiado por la policia nacional y los activistas permanecen encerrados en su interior. La protesta continuará hasta mañana, cuando se sumen a la manifestación de apoyo al pueblo saharaui que se celebra en Madrid.

Ocupan simbólicamente la sede del PSOE en Arganzuela.

Varias decenas de activistas del movimiento pro-saharaui acaban de ocupar una sede del PSOE. La acción se realiza como acto de protesta hacia la indignante y execrable actitud del gobierno frente a los sucesos acontecidos esta semana en el Sahara Occidental. Los activistas no tienen intención de abandonar la sede, que utilizarán como centro de convergencia hasta el sábado por la mañana, coincidiendo con la manifestación estatal de apoyo al pueblo saharaui. Solo se abandonará voluntariamente la sede antes de la manifestación si el gobierno rectifica completa e inequívocamente su política hacia la ocupación del Sahara Occidental.

Han pasado ya 35 años desde que la monarquía marroquí, con la complicidad de la dictadura franquista, ocupó el Sahara Occidental. Como consecuencia la mayoría de sus habitantes se vieron obligados a malvivir desterrados en uno de los desiertos más inhóspitos del mundo, y el resto, los que se quedaron, tuvieron que aguantar la opresión y las violaciones de derechos humanos realizadas por la monarquía alauí.

Han pasado ya 19 años desde que se firmara el tratado de paz entre el Frente Polisario y la monarquía alauí para solucionar el conflicto del Sáhara Occidental. Y siempre bajo la condición democrática e indiscutible de realizar el todavía pendiente referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.

Es demasiado tiempo. El referéndum debe realizarse ya para solucionar el conflicto. Perpetuar esta situación de bloqueo solo beneficia a la monarquía marroquí, deslegitima a la ONU y la comunidad internacional, y sobre todo perjudica al pueblo saharaui. Obligado este último a permanecer pasivo y expectante, ya sea en el desierto o bajo la opresión, y a la espera confiada de unas negociaciones que resolverá el conflicto pacíficamente y que los hechos parecen contradecir.

Un conflicto ante el que el pueblo español, y sus respectivos gobiernos tienen mucho que decir por historia, responsabilidad y compromiso. Tal y y como el mismo Felipe González llegó a declarar en 1976 en medio de los campamentos de refugiados: "Sabemos que vuestra experiencia es haber recibido muchas promesas nunca cumplidas; yo quiero, por consiguiente, no prometeros algo, sino comprometerme ante la Historia: nuestro partido estará con vosotros hasta la victoria final".

¿Que ha pasado desde entonces?

Resulta indignante no ya solo la política real hacia el Sáhara Occidental: apoyo descarado a las tesis marroquíes para la resolución del conflicto, sino también el lucro con la venta de armas al Estado marroquí y el expolio que se realiza de sus recursos naturales por parte de multinacionales mayoritariamente españolas. Reflejo de esto último es el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos.

Y si lo anterior resulta indignante, lo que resulta completamente execrable es la postura del gobierno del PSOE ante los sucesos acontecidos esta semana en el campamento de Agdaym Izik, en el Sahara ocupado: ¿Cómo puede pedir Trinidad Jiménez “calma y contención” a las partes? ¿Como puede equiparar el establecimiento de un campamento pacífico con la represión del ejército para desmantelarlo? ¿Para qué necesita una investigación de lo ocurrido? ¿Acaso se ha olvidado de todas las resoluciones de la ONU incumplidas por Marruecos y de la situación de ocupación ilegal del Sahara?

El movimiento pro-saharaui sabe que no todos los simpatizantes y militantes del PSOE están de acuerdo. Sabemos que hay muchos a los que les gustaría ver una postura de condena hacia lo ocurrido, una postura de firmeza y apoyo internacional a la causa saharaui.

Así, esta ocupación simbólica de protesta ante la actitud del gobierno del PSOE hacia Sáhara Occidental, pretende simplemente protestar por la postura del gobierno, y alertar a sus militantes que no es una postura aceptable ¿Qué pasaría si hubiera ocurrido lo mismo en Palestina? ¿Habría en este caso condenado el PSOE? Las razones económicas y geo-estratégicas nunca deben prevalecer sobre los derechos humanos, la justicia y la ética universales. Al menos en la ideología de quienes se consideran de izquierdas.

Por eso, mientras la monarquía alauí no desista en vulnerar los derechos humanos y mientras no tenga una actitud favorable a la realización del referéndum de autodeterminación lo que los activistas pro-saharauis piden al gobierno es una política basada en tres ejes:

1-Bloqueo de cualquier tipo de relación con el gobierno marroquí.

2-Desinversión en suelo marroquí, y la paralización inmediata de la venta de armamento, y acuerdos de pesca, negocios de fosfatos, etc.

3-Sanciones económicas ante sucesos injustificables, como los ocurridos con el caso de Aminatu Haidar o en el campamento de Agdaym Izik.

Mientras estas tres demandas no se cumplan los activistas hacen un llamamiento para que las ocupaciones simbólicas de sedes del PSOE, en cualquier pueblo o ciudad, se extiendan en el tiempo de manera descentralizada y constante.

¡SAHARA LIBRE!

Los activistas pro-saharauis pertenecen a la PAPPS (Plataforma de Apoyo Político al Pueblo Saharaui), PUAS (Plataforma Universitaria de Apoyo al Sahara), Mujeres conectando luchas, Ezkharit, Western Sahara

El Centro de Medios funciona gracias a:
Se habla de:
¿Qué es el Centro de Medios?:
Web realizada con:
SPIP, PHP, MySQL, jQuery. Software libre, ideas libres.
Licencia:
Copyleft. Permitida la reproducción y distribución total o parcial de los materiales de la web siempre que sea citada la autoría: www.centrodemedios.org.
Sindicación: